Con la garantía de Vox y Laurosse Vox Larousse
Sólo te quedan 4 consultas gratuitas
Diccionario Enciclopédico

No se ha encontrado la palabra exacta. Esto es lo más aproximado:


Cataluña ( Catalunya)
Comunidad autónoma española situada al NE de la península Ibérica. Limita al N con Andorra y Francia, al E con el mar Mediterráneo, al S con la Comunidad Valenciana y al O con Aragón. Su extensión es de 31 930 km 2 con un total de 7 570 000 h. La capital es Barcelona. La lengua propia es el catalán, que también es oficial, al igual que el español y el occitano (aranés), lengua propia del valle de Arán. El rasgo más característico del medio físico catalán es su heterogeneidad. Al N se sitúa la cordillera de los Pirineos (cotas de 3 100 m). Al pie de esta cordillera se extiende el Prepirineo y entre ambas aparecen una serie de depresiones y valles. Al S se abre la llamada Depresión Central, con relieves como el macizo de Montserrat y la Meseta Central de la depresión. La costa N (Costa Brava) se compone de calas y el litoral S (Costa Dorada) está compuesta por una estrecha franja entre la Cordillera Costera Catalana y el Mediterráneo. Paralelas a la costa aparecen dos alineaciones montañosas: la cordillera Litoral y la Prelitoral. El clima es muy variado, las temperaturas en el interior presentan mayores oscilaciones (entre 5 y 25 o C); en el litoral, la acción del mar las suaviza. Las lluvias son más abundantes en las zonas montañosas y en el área oriental. La vegetación de los Pirineos es de pino negro y abetos, bosques caducifolios en la Garrotxa y estepas mediterráneas en las zonas más áridas. La mayor parte de los ríos catalanes son cortos y tienen un fuerte estiaje, divididos entre pirenaicos y mediterráneos, que nacen en las cordilleras litorales. La demografía se aceleró desde 1950 debido al crecimiento causado por la migración, produciéndose una despoblación de las zonas más pobres. La agricultura se ha modernizado y mecanizado. Producción de secano (vid, almendros y olivos), regadío (hortalizas, maíz y flores) y cereales. La ganadería, estabulada en el Pirineo, ha hecho aumentar la producción de forrajes. Los recursos energéticos son escasos, con predominio de la energía hidroeléctrica. La industrialización catalana se produjo en los ss. XVIII y XIX, siendo pionera la textil. En la actualidad Cataluña es una comunidad en gran medida industrial, pero con un sector de servicios y turístico muy importante. La mayor concentración industrial se halla en la zona de Barcelona, destacan también Girona y Tarragona. El comercio es una actividad económica tradicional centrada en Barcelona y centros comarcales. El comercio exterior juega un papel decisivo en este sector, sobre todo con países de la Unión Europea. Importante red de autopistas y ferroviaria. Barcelona y Tarragona son los principales puertos. Junto al aeropuerto de Barcelona (El Prat), destacan los de Girona-Costa Brava y Reus.
hist. Restos del Paleolítico superior y del Neolítico, también de la cultura del Bronce y del Hierro. Los contactos con los griegos, hacia los ss. VII y VI a C, acabaron con la fundación de varias colonias. Los romanos se establecieron en el país hacia el s. III a C; a fines del s. I el territorio estaba plenamente romanizado. En el s. VI se produjo el asentamiento definitivo de los visigodos. En 718 el territorio fue ocupado por los musulmanes, y poco después conquistado por el reino franco y convertido en la Marca Hispánica. El conde Wilfredo el Velloso reunió los principales condados catalanes en 889. En el s. IX se independizó del reino franco (Francia). Alianzas matrimoniales con la Provenza y Aragón aumentaron su extensión. El poder de Cataluña quedó demostrado con la conquista de las Baleares y Valencia (s. XIII), impulsada por una floreciente burguesía. El Compromiso de Caspe (1412) dio el trono a Fernando, de la dinastía castellana de Trastámara. Se inició una etapa de decadencia social y económica. Cuando en 1479 Fernando el Católico, siendo ya rey de Castilla, heredó la Corona de Aragón, se produjo la unión de ambas coronas. Cataluña conservó leyes e instituciones independientes, aunque progresivamente las decisiones políticas pasaron a Castilla, donde residía el monarca. La reactivación económica del s. XVII se vio complicada por las turbulentas relaciones con la corte, con hechos como la Guerra dels segadors , y en la Guerra de Sucesión Cataluña se declaró a favor del archiduque Carlos de Austria. Tras la caída de Barcelona en 1714, Felipe V impuso una nueva estructura administrativa centralista con el Decreto de Nueva Planta . Si bien en el plano político fue perjudicial, en el económico se abrieron los mercados español y colonial. Desde fines del s. XVIII se asistió a un proceso de industrialización textil que fomentó la creación de una rica burguesía. Se inició una etapa de intervención en la política española durante los regímenes liberales del s. XIX. El nacionalismo como fuerza política apareció por el desencanto ante los partidos de la Restauración que, junto al obrerismo surgido por la industrialización, fueron los principales actores políticos. Las reivindicaciones nacionalistas cristalizaron en la autonomía administrativa de la Mancomunitat de Catalunya (1914). La fractura social entre la burguesía y el obrerismo anarcosindicalista bañó en sangre la década de 1920. Durante la Segunda República los nacionalistas y republicanos de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) lograron una autonomía política (1932) reflejada en el gobierno de la Generalitat. Situada al lado de la República en la Guerra Civil, sufrió una fuerte represión durante la época franquista, en que fue prohibido el uso oficial de la lengua catalana. La recuperación de la democracia significó la reinstauración de la Generalitat. Josep Tarradellas, presidente en el exilio, regresó e inició la nueva etapa (1977-80). Se aprobó un nuevo Estatuto de Autonomía (1979) y en las elecciones de 1980 venció la coalición nacionalista de centro Convergència i Unió (CiU). Jordi Pujol, su líder, fue nombrado presidente de la Generalitat. Reelegido sucesivamente en 1984, 1988, 1992, 1995 y 1999, llevó a cabo una política de recuperación y promoción de la lengua y la cultura catalanas. Tras las elecciones de 2003, Pasqual Maragall logró la presidencia merced a un pacto catalanista y de izquierdas entre el Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC), que él lideraba y que fue la fuerza más votada en los comicios, ERC, favorable a la independencia, e Iniciativa per Catalunya Verds (ICV), ecosocialista. En 2006 se aprobó en referéndum un nuevo Estatuto de Autonomía, que ampliaba la capacidad de autogobierno. El Partido Popular (PP) presentó recurso ante el Tribunal Constitucional por considerar que diversos aspectos del Estatuto eran inconstitucionales. Tras las elecciones de ese mismo año fue elegido presidente el socialista José Montilla gracias a la reedición del pacto tripartito PSC-ERC-ICV. En 2010 el Tribunal Constitucional resolvió, sobre el recurso presentado por el PP, declarar inconstitucionales varios artículos y limitar aspectos esenciales del autogobierno, a través de los fundamentos jurídicos de la sentencia. En las elecciones de 2010 venció CiU y su líder, Artur Mas, pasó a ser presidente. En 2013 el parlamento aprobó una declaración de soberanía. Diversas manifestaciones populares multitudinarias se posicionaron a favor de celebrar un referéndum de autodeterminación y a favor de la independencia (Vía Catalana, 2013).
b. art. Las primeras manifestaciones literarias en lengua catalana datan del s. XIII (Homilies d'Organyà) , aunque se encuentran desde el s. IX palabras o frases catalanas en textos redactados en latín. En el s. XIV era ya la lengua habitual en los ámbitos del derecho y del comercio, además de consolidarse con las grandes crónicas medievales (Jaime el Conquistador, Bernat Desclot, Ramon Muntaner y Pedro el Ceremonioso). El catalán se extendió, con la Reconquista, a Baleares y Valencia. De la novela de caballerías (Curial e Güelfa) del s. XV se pasó al barroco del rector de Vallfogona (Francesc Vicent Garcia) del siglo XVI. Aunque continuó como lengua oral y escrita de la población, el catalán literario entró en decadencia en el s. XVII y especialmente en el s. XVIII, cuando, tras el Decreto de Nueva Planta perdió su carácter de lengua oficial de la administración; las letras catalanas solo renacieron el el s. XIX. La llamada Renaixença, iniciada con el romanticismo de B.C. Aribau ( La Pàtria, 1833) alcanzó gran prestigio con la poesía de Jacint Verdaguer y Joan Maragall, el teatro de Àngel Guimerà y la novela de Narcís Oller. En el s. XX destacó la poesía de J.M. de Sagarra, también autor dramático; Jaume Carner, Carles Riba, Salvador Espriu, la narrativa y el periodismo de Josep Pla, las novelas de Mercè Rodoreda y los vanguardismos de Joan Savat Papasseit, J.V. Foix, Joan Brossa o Pere Quart (Joan Oliver). Entre finales del s. XX y los inicios del XXI cabe destacar la poesía de Miquel Martí i Pol y las novelas y los cuentos de Quim Monzó, Maria Barbal, Emili Teixidor, Jaume Cabré, Albert Sánchez Piñol o Sergi Pàmies. El primer testimonio de actividad artística en Cataluña corresponde al período acuñaciense, al estilo denominado francocantábrico. Se trata de una plaquita de pizarra encontrada en Falset, Tarragona. La otra gran manifestación del arte prehistórico peninsular, el estilo levantino, está representado por las pinturas rupestres de Cogull y el Perelló. Hacia el año 500 a C los griegos crearon la colonia de Emporion , en el golfo de Roses, cuyas excavaciones han puesto de manifiesto un recinto rico en vestigios. La penetración romana significó una profunda renovación, dejando en Cataluña una gran cantidad de restos arqueológicos. El principal núcleo romano fue Tarraco , seguido en importancia por el conjunto de Barcino Nova , ciudad rodeada también de sólidas murallas, con templos, termas, tumbas y gran cantidad de elementos arquitectónicos y escultóricos. En los ss. IX y X el arte catalán es una mezcla de formas visigodas tradicionales, mozárabes, califales y carolingias. De este período destacan Sant Pere de Roda y el grupo de las tres iglesias de Terrassa. Esta actividad constructiva se acrecentó en el románico, que arrojó una importantísima producción artística en la zona. Destacan las catedrales de La Seu d'Urgell, Solsona y Lleida, el monasterio de Ripoll, las iglesias de Sant Joan de les Abadesses, Besalú, Porqueres y muchas más. Además es notable el florecimiento de la pintura y la escultura. A mediados del s. XII se introdujeron las fórmulas arquitectónicas cistercienses, con el inicio de la construcción de los monasterios de Poblet y Santes Creus. El máximo esplendor de la arquitectura gótica catalana se dio en el s. XIV, expresando ya un estilo propio. La obra maestra de este período es la iglesia de Santa María del Mar, en Barcelona, donde también destacan la catedral, el monasterio de Pedralbes, la iglesia de Santa Maria del Pi, las Drassanes, la Llotja y el salón del Tinell, entre otros. Así, Barcelona es el núcleo más importante del gótico, que tiene otros ejemplos notables en los palacios reales de Poblet y en las catedrales de Manresa, Tortosa y Girona. En cuanto a la pintura, destaca la escuela de Barcelona, que dominará en todo el ámbito catalán, con destacados maestros como Ferrer Bassa, R. Destorrents, los Serra, L. Borrasà y Jaume Huguet. En el s. XVI se aprecia un profundo declive del arte catalán. La crisis económica hizo perder a Cataluña la posición eminente dentro del panorama artístico peninsular que había ocupado durante la Edad Media. A finales del s. XVII se advierte una mayor producción artística, coincidiendo con la recuperación económica. Barcelona conserva importantes muestras de arquitectura barroca: palacio de la Virreina, iglesia de Betlem; en Girona destaca la fachada de la catedral. A finales del siglo XIX y principios del XX, el modernismo convirtió a la ciudad de Barcelona en importante centro creador, destacando las realizaciones arquitectónicas y las de carácter urbanístico, especialmente el plan Cerdà; se produjo una nueva edad de oro del arte catalán, con artistas tan destacados como el arquitecto Gaudí y pintores como Nonell, Casas, Rusiñol, Canals, Gimeno y Anglada, entre otros. Surgieron poco después artistas tan renombrados como Salvador Dalí, máximo representante del surrealismo, y Joan Miró. En la década de 1950 se formó en Barcelona el grupo Dau al Set, con Antoni Tàpies, Joan Ponç, Modest Cuixart y Joan Josep Tharrats. El grupo impulsó un nuevo movimiento vanguardista, al que contribuyó la publicación de la revista del mismo nombre. Junto a ellos destaca Antoni Clavé, Josep Guinovart, Albert Ràfols Casamada y Juan Hernández Pijuán. De entre las promociones más jóvenes destacan: J. P. Viladecans, Eduardo Arranz-Bravo, Rafael Bartolozzi, Xavier Grau, Ferran García Sevilla. Durante la década de 1970, gran número de artistas practicaron el arte conceptual, destacando Antonio Miralda, Antonio Muntadas, Noguera, Francisco Torres y Jorge Benito. En cuanto a la evolución de la escultura contemporánea, tres han sido los artistas decisivos: Julio González, Pablo Gargallo y Àngel Ferrant. Otros escultores notables son Moisès Villelia, Josep M. Subirachs, Xavier Corberó y Sergi Aguilar. En el terreno de la arquitectura, José Luis Sert está considerado como el gran promotor de la arquitectura contemporánea en Cataluña. Otros arquitectos relevantes son Oriol Bohigas, José M. Martorell, Federico Correa, Alfonso Milà y Ricardo Bofill. Con motivo de la celebración en Barcelona de los Juegos Olímpicos de 1992, la ciudad conoció importantes construcciones, entre las que destaca el complejo del Anillo Olímpico, según el proyecto del equipo de los arquitectos Correa, Milà, Margarit y Buxadé.

Top

Zona Premium

Información para Empresas y Universidades¡Hazte usuario Premium!
Diccionario MédicoDiccionario EnciclopédicoDiccionario Visual
Top

Comunidad D.com

Únete a nosotros en FACEBOOK Síguenos
Conoce nuestras WEBS
  • Larousse
    La información más completa sobre todas las obras Larousse.
  • Vox
    Toda la información acerca de los diccionarios y otros libros de Vox.
  • Diccionariosescolares.com Diccionarios adaptados a la edad escolar.

Enlaces patrocinados

Quiénes somos | Ayuda | Seguridad | Privacidad | Condiciones
© 2019 Larousse Editorial, SL